La mayoría de los inmigrantes que llegan a España suelen tener el sueño de quedarse para toda la vida, o al menos hasta que las circunstancias sean las más apropiadas para volver al país de origen o partir hacia otro, generalmente también de la Unión Europea. Sin embargo, la burocracia a veces pone piedras en el camino y es necesario que páginas como la nuestra arrojen un poco de luz en los trámites para inmigrantes.

¿Conoces la diferencia entre el certificado de registro de ciudadano comunitario y la tarjeta de residencia en España? Son cosas distintas. Estamos acostumbrados a ver que ciudadanos europeos no necesitan ningún permiso especial para circular libremente por España, ya que su condición de europeos así se lo permite. Sin embargo, en casa de proceder de un país de fuera de la Unión, será imprescindible conseguir la tarjeta de residencia, no solo para beneficio propio sino también para aquellos familiares directos, ya que el permiso es extensible a ellos.

Cómo obtener la tarjeta de residencia

El caso de los parientes es especialmente singular, ya que la agrupación familiar tiene un gran impacto en el bienestar de los inmigrantes, y no hay que dejar que un trámite tan nimio lo impida. Y es que el derecho ya lo tiene el ciudadano extracomunitario, simplemente necesita un documento acreditativo para mostrar en caso de que las autoridades españolas así lo requieran. Con el objetivo de facilitar y agilizar los trámites lo máximo posible, desde aquí recomendamos contactar con abogados o un bufete especializado en el tema para evitar imprevistos.

Hace días que leo comentarios sobre los problemas de al inmigración. Bien cierto que hay mucha parte de inmigrantes, que no todos son malos, hay de todo, como todo por todas partes. „¿De qué vive esta gente? Los de aquí sólo tenemos tiempos para trabajar y pagar religiosamente, pero todos estos que se pasan el día ganduleando parece que a alguno lo estoy manteniendo yo con mis impuestos.“ Estos comentarios se oyen con frecuencia.

¿Hay racismo contra los inmigrantes?

Bien es verdad que en algunos lugares también hay mucha sensación de inseguridad, sólo hay que salir a dar una vuelta al atardecer a tomar el fresco y sólo ves gente de fuera. No me extraña, venden productos ilegales, los tienen 45 días en un centro y después los traen hacia la península, y les dan un permiso de residencia sin trabajo. Así es normal que haya el llamado „efecto llamada“, está claro.

De esta manera, los ingresos y gastos en la Seguridad Social están descompensados, como estamos manteniendo a un montón de gente que no aporta nada hacen un gasto sanitario muy importante, los ciudadanos que trabajamos cada vez tendremos la jubilación más lejos y más baja. Pero está claro, se tiene que proteger el pobre inmigrante desvalido. En este discurso también se nota cierto racismo que entre todos deberíamos atajar.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.